La infidelidad de Julio César Chávez que jamás será olvidada  La infidelidad de Julio César Chávez que jamás será olvidada 

La infidelidad de Julio César Chávez que jamás será olvidada 

El tricampeón mundial de peso ligero, Julio César Chávez, tiene mucho qué recordar de su carrera profesional, pero su vida personal también está llena de anécdotas y polémicas, sobre todo por sus muy sonadas indifelidades.  Recientemente, el mexicano ha contado cómo una vez su señora lo encontró siendo infiel con una jovencita en una fiesta y la situación se salió totalmente de control.

Por:  Redacción XOXO

Julio César Chávez tuvo una furtífera carrera en el mundo de boxeo desde 1980 a 2005, y muchas son las historias que hoy, a sus 59 años, puede contar.  Pero quizás las más interesantes y polémicas estén fuera del cuadrilátero, en su muy ajetreada vida privada, que estuvo plagada de sonadas infidelidades. 

Julio César Chávez aguantaba muchos golpes, pero los que le dió su esposa en una oportunidad, nunca los olvidará.

Y una de ellas la comentó él mismo recientmente durante su participación en un programa de Comedy Center, en el que relató la vez que fue descubierto por su esposa siendo infiel y la reacción de su señora fue totalmente inesperada.  Según cuenta, todo ocurrió en una fiesta a su llegada después una buena pelea en Las Vegas.  Comenta que fue directo al festejo, pero no estaba solo, sino muy bien acompañado, sin embargo lo que nunca se esperó es que su mujer lo descubriera infraganti. 

“Yo estaba con la cerveza sentado y lo bueno es que la muchacha estaba sentada a mi lado, agarrados de la mano. Yo tenía mi cerveza a un lado y de repente entra mi señora. Agarra la cerveza y me dice ‘Así te quería agarrar, hijo de tu ch*ngada madre’ y agarró la cerveza y me la estrelló”, relató Chávez, enseñando incluso la cicatriz que le dejó la mujer, que no detuvo allí su espectáculo. 

Julio César Chávez ha sido muy polémico por sus infidelidades.

Relata, que después de esto, la señora de Chávez salió al estacionamiento, encendió el auto que él acababa de comprarse y comenzó a chocarlo una y otra vez.  Pese a que él veía el daño evidente al vehículo de su propiedad, no se atrevió ni siquiera a intervenir, y simplemente se hizo "el pendejo" por unas dos horas, esperando que a su esposa se le calmaran un poco los ánimos.

“Me decía mi señora: ‘Sal, hijo de tu rech*ngada madre, sal hijo de tu ch*ngada madre ¿No que muy valiente?’, no salí, que se chi*ngue el p*to carro. Me hice p*ndejo un rato, como unas dos horas, para que se le bajara el coraje. Ya llegué a la casa con el carro chocado. Como yo venía de Las Vegas, de la pelea, traía un tarro que pesaba como unos tres o cuatro kilos, lleno de cerveza. Yo pensé que ya se le había bajado el coraje a mi señora y fui a pedirle perdón, pero estaba bien encabronada”, contó.

Pero la cosa no terminó allí.  Julio César Chávez asegura que cuando llegó a su casa, a bordo de su muy maltrecho vehículo, esperaba poder pedirle perdón a su esposa cuyo nombre no reveló en ningún momento, pero nunca se esperó ser agredido nuevamente. 

Pensó que dándole un tarro de cerveza que traía consigo, su mujer aceptaría sus disculpas, sin embargo lo que ocurrió fue más propio de una de sus peleas que de la vida real. " Le dije ‘cómo ch*ngas, si me quieres pegar, pues pégame pues’”, recordó y aseguró que fue nuevamente golpeado en la cabeza.

“La verdad yo aguantaba muchos ch*ngadazos, pero me hice pendejo, me caí para ver si se compadecía de mí, pensé que me iba a decir ‘perdón, viejo, perdón’, pero me dijo ‘ojalá te mueras, hijo de tu ch*ngada madre’”, detalló Chávez.

Más Noticias

Más Noticias